Cada vez más fabricantes de automóviles se están centrando en desarrollar tecnología que les permita ofrecer vehículos autónomos. Aún quedan bastantes años para que los veamos por las carreteras de manera habitual, aunque es cierto que muchos fabricantes ya están haciendo pruebas en carretera abierta y dentro de poco comenzarán a ofrecer sistemas de conducción semiautónoma.

Jaguar esperará a que la tecnología de conducción autónoma sea completamente segura.

Desde Kia han asegurado que sus coches autónomos estarán listos entre los años 2020 y 2030, Audi ya dispone de un modelo autónomo, y hace unos días, un Citröen C4 Picasso iba de Vigo a Madrid de manera autónoma, ya que en España la conducción autónoma ya es legal.

Jaguar no es ajena a esta tendencia, pero por el momento, la firma británica se muestra más comedida. Han asegurado que disponen de la tecnología necesaria para fabricar coches semiautónomos, pero ahora mismo prefieren no sacarlos al mercado debido a los posibles peligros de esta nueva tecnología.

Estas palabras han salido de una voz autorizada dentro de la firma inglesa, concretamente del director del proyecto XF, Stephen Boulter, quien ha revelado sus preocupaciones sobre la tecnología de conducción autónoma, que podría generar una falsa sensación de seguridad en los conductores. El problema, básicamente, es que esta tecnología sigue presentando algunos problemas técnicos, por lo que queda lejos de resultar completamente fiable.

Relacionado: “6 MOTIVOS CONTRA LOS COCHES AUTÓNOMOS.

Al igual que los Tesla Model S y los Model X, el nuevo Jaguar XF lleva instaladas una serie de cámaras y sensores de radar con los que opera su sistema de control de crucero adaptativo. Combinar estos sensores con la dirección eléctrica, la conducción semiautónoma resulta el siguiente movimiento, aunque desde Jaguar se nieguen a hacerlo, porque no creen que estos sistemas estén listos para entrar a producción.

Lo que si ha confirmado Stephen Boulter es que, pese a que Jaguar no quiere producir coches con un sistema semiautónoma de conducción, si que están desarrollando sistemas completamente autónomos, y pronto comenzarán sus pruebas cerca de su sede en Gaydon, Inglaterra.