Casi cincuenta años han tenido que pasar para que, desde el lanzamiento original del Citroën Méhari, volvamos a ver el modelo en el catálogo de la firma francesa. Y desde el último modelo han sido casi treinta años los que han pasado, pero desde hace tiempo conocíamos que, como ha ocurrido con el Fiat 500 o el MINI, el Grupo PSA quería retomar su clásico. Ahora bien, lo han hecho de una forma singular, que es adaptándose al futuro con la propulsión eléctrica. Pero, ¿qué ha cambiado exactamente en el Citroën Méhari? Lo repasamos.

Relacionado: El Citroën E-Méhari llega para revivir los 60, pero con motor eléctrico

El Citroën Méhari original, como recordaréis, era en realidad una ‘versión’ del Citroën 2CV, uno de los modelos más adorados por los amantes de los clásicos. Ahora bien, el Méhari encajó a la perfección en un modelo que se vio atraído por un enfoque más… ¿hipster? Bueno, ahora lo llamaríamos así, pero en aquella época quizá era más hippie. A fin de cuentas, un modelo que era capaz de despelotarse casi por completo, quitando capota y puertas, para disfrutar del frescor de la playa, por ejemplo.

[table id=13 /]

Así era el Citroën Méhari de 1968, el modelo original

La carrocería, de plástico ABS, fue diseñada por Roland de La Poype, y fue escogido este material por las capacidades que brindaba para adoptar diferentes formas y colores. Herencia de la configuración del 2CV, el Citroën Méhari destacó por un chasis elevado, lo que también le dio al modelo algunas aptitudes como todoterreno y, de forma inevitable, su uso llevó al lanzamiento de una versión 4×4 en el año 1979. En este modelo, evidentemente, las aptitudes como todoterreno se llevaron al límite garantizando buenos resultados con pendientes de hasta el 60% de inclinación.

Su producción se mantuvo desde 1968 a 1987, lo que dio tiempo a construir en torno a 150.000 unidades y, en el año 1983, una versión especial para España: el Citroën Méhari Playa. Pero fuera de todos estos detalles sobre su historia, recordaremos que el modelo llegó con motor de dos cilindros 602 cc. Desarrollaba una potencia de 28 cv y ofrecía una velocidad punta de 100 km/hEstos datos… ¿cómo quedan con respecto al nuevo modelo?

El nuevo Citroën E-Méhari es una vuelta al pasado, desde el futuro

Se ha retomado una de las claves del Méhari, que es la construcción plástica de su carrocería, pero se ha mejorado gracias a la utilización de plástico termoformado. Y decimos que se ha mejorado porque este material no sufre desperfectos por corrosión y arañazos, además de que permitirá a la marca ofrecer cualquier color de una forma muy sencilla, y a un coste reducido. Por lo tanto, la carrocería ha tomado uno de los puntos más atractivos del modelo original, pero sin duda lo ha llevado al extremo de lo interesante, gracias a las evoluciones de nuestros tiempos.

Y en cuanto al diseño, de nuevo tenemos un descapotable con techo de lona, aunque en esta ocasión con tres pilares si contamos el parabrisas, que no se puede retirar hacia la parte delantera. Y no, tampoco podemos quitar las puertas, aunque han tomado la estética retro de las tres franjas paralelas en horizontal para recordar al diseño del Citroën Méhari original.

En su interior, cuatro plazas homologadas y un maletero de 200 litros, cifras interesantes para un coche principalmente urbano. Ahora bien, mucho más interesantes si recordamos que nos ofrece 200 km de autonomía con sistema de propulsión eléctrico con baterías de 30 kWh. Y gracias a esto, el E-Méhari ofrece una potencia de 68 cv que nos permitirán circular a un máximo de 110 km/h, luego muy similar al original, pero con mayor fuerza.