A principios de 2016, en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit, Porsche presentará otra nueva variante de su gama. Las versiones cumbre de los modelos 911, el 911 Turbo y el 911 Turbo S, tienen ahora 20 caballos más de potencia y un diseño afilado, así como otras importantes mejoras. Ambos estarán disponibles desde su lanzamiento tanto en carrocería coupé como cabriolet.

El motor seis cilindros biturbo del 911 Turbo, con una cilindrada de 3.8 litros, cuenta ahora con una potencia de 540 caballos. Ese incremento se consigue con la modificación de los orificios de admisión de la culata, con nuevos inyectores y con una presión de combustible superior. Por su parte, el 911 Turbo S desarrolla 580 caballos, gracias a los nuevos turbo y a compresores mayores. Porsche todavía sigue siendo el único fabricante en utilizar turbocompresores con turbinas de geometría variable en motores de gasolina.

Relacionado: El Porsche 911 R nos devolverá el motor atmosférico que anhelábamos

Dichos motores incorporan la función dinámica de sobrepropulsión, para mejorar su respuesta cuando se conduce de forma dinámica. Con ello se mantiene la presión de carga del turbo mientras se levanta brevemente el pie del acelerador. Esto se consigue interrumpiendo la presión de combustible, al tiempo que la válvula del acelerador permanece abierta. El resultado es que el motor reacciona prácticamente sin retardo a la siguiente presión del pedal del acelerador. El efecto de esta función es más acusado en los modos de conducción Sport y Sport Plus que en el modo Normal.

Porsche 911 Turbo

En definitiva, los nuevos deportivos de altas prestaciones alcanzan un rendimiento impresionante, mientras que reducen aún más su consumo de combustible. El 911 Turbo S Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos. Su velocidad máxima de 330 km/h es doce kilómetros por hora más alta que antes. El 911 Turbo alcanza los 100 km/h saliendo de parado en 3,0 segundos y su velocidad máxima es de 320 km/h, cinco más que el modelo previo. Sin embargo, los coupé sólo consumen 9,1 l/100 km y los descapotables 9,3 l/100 km. Estas cifras representan 0,6 litros de combustible menos cada 100 kilómetros en todas las versiones. El motivo de ello es una gestión más avanzada de la electrónica del motor y de la transmisión, con unos mapas de cambio de marchas revisados.

Amplio equipamiento para los nuevos Porsche 911 Turbo y Turbo S

El nuevo volante deportivo GT (con 360 milímetros de diámetro y un diseño heredado del 918 Spyder) incorpora de serie un selector de modos. Consiste en un mando giratorio con distintas posiciones, que se usa para seleccionar uno de los cuatro modos: Normal, Sport, Sport Plus o Individual. La posición Individual permite al conductor configurar y almacenar una puesta a punto del vehículo verdaderamente personalizada. Otro elemento nuevo del Paquete Sport Chrono es el botón Sport Response, situado en el centro del selector de modos. Inspirado en la competición, prepara el motor y la caja de cambios para la mejor respuesta posible cuando lo apretamos. En esta situación, el vehículo puede conseguir la aceleración óptima durante un periodo máximo de 20 segundos, por ejemplo, para un adelantamiento. Un indicador con forma de temporizador colocado en el cuadro de instrumentos muestra al conductor el tiempo transcurrido. La función Sport Response se puede utilizar tantas veces como se quiera y desde cualquiera de los modos de conducción.

Porsche 911 Turbo

El Porsche Stability Management (PSM) de los modelos 911 Turbo tienen ahora un nuevo modo PSM Sport. Presionando el botón PSM, situado en la consola central, hace que el sistema trabaje de una forma muy deportiva y con mayor permisividad, independientemente del programa de conducción que esté seleccionado. Al elegir el modo PSM Sport se altera la forma de intervenir del control de estabilidad PSM, de una manera más evidente a como lo hacía en el modo Sport Plus del modelo anterior. El nuevo modo hace posible acercar aún más el rendimiento hasta los límites, por ejemplo, en un circuito. En dicho modo, el testigo luminoso de PSM se enciende y un mensaje en el cuadro de instrumentos nos indica que la actuación del sistema de control de la estabilidad del PSM es limitada. Sin embargo, el PSM se mantiene en una especie de estado latente, pero activo para intervenir en situaciones más comprometidas, incluso en el modo PSM Sport. Como es habitual, una presión prolongada del botón PSM lo desactiva por completo.

El Porsche 911 Turbo S destaca por su comportamiento dinámico

El chasis de los nuevos modelos 911 Turbo, con el sistema PASM (Porsche Active Suspension Management o Gestión activa de la Suspensión) de serie, ofrece ahora una diferenciación todavía mayor entre rendimiento y confort. Además, el 911 Turbo S cuenta con varios complementos para realzar el dinamismo en la conducción: el PDCC, un mecanismo que compensa el balanceo, es de serie, igual que el sistema de frenos cerámicos PCCB. Entre las nuevas opciones disponibles para todos los modelos 911 Turbo están el asistente de cambio de carril, basado en un radar, y un sistema de elevación para el eje delantero del coche, que puede emplearse a baja velocidad para aumentar en 40 milímetros la distancia libre al suelo desde el labio del spoiler frontal.

Porsche 911 Turbo

Diseño afilado con nuevas características

Naturalmente, la nueva generación del 911 Turbo adopta características significativas del llamativo diseño de los modelos Carrera actuales, complementadas con elementos especiales típicos del 911 Turbo. El nuevo frontal, con entradas de aire laterales y unas estrechas tiras dobles de luces de LED, da a la parte delantera del vehículo un aspecto más ancho, en combinación con la aleta adicional situada en la toma central de aire. En la visión lateral, el deportivo de altas prestaciones destaca por las nuevas llantas de 20 pulgadas. En el 911 Turbo S, por ejemplo, estas llantas con tuerca central tienen ahora siete radios dobles en lugar de diez. También son nuevas las dimensiones de las llantas para el 911 Turbo: sus medidas se han ensanchado en media pulgada y pasan a ser de 9 J x 20 delante y de 11,5 J x 20 detrás. Ahora son del mismo tamaño que las del 911 Turbo S. Las nuevas manillas de puertas están integradas en la carrocería, igual que en los modelos Carrera. La parte trasera también se ha rediseñado a fondo. A primera vista llaman la atención los pilotos tridimensionales, con sus cuatro puntos de luz de freno y una suave iluminación alrededor, que ya resulta familiar por los 911 Carrera. También se han retocado las salidas de escape y los tubos dobles. La nueva rejilla trasera se compone de tres partes: las secciones derecha e izquierda tienen lamas longitudinales y en el medio hay una cubierta separada para optimizar la entrada de aire en el motor.

Disponibilidad y precio de los Porsche 911 Turbo y Turbo S

Los nuevos Porsche 911 Turbo llegarán al mercado español a finales de enero de 2016 con los siguientes precios finales:

  • 911 Turbo: 200.822 euros
  • 911 Turbo Cabriolet: 215.754 euros
  • 911 Turbo S: 232.995 euros
  • 911 Turbo S Cabriolet: 247.927 euros