Los pequeños coches urbanos vitaminados son una garantía de diversión al volante, y además permiten el conducirlos en el día a día sin tener que preocuparnos por un gran gasto de mantenimiento o por unos consumos exagerados. Desde el preparador inglés M-Sport y en colaboración con Permashine, han querido retocar el Ford Fiesta ST para hacer una “pequeña” réplica del modelo que compite en el WRC, al más puro estilo de la edición limitada del Volkswagen Polo WRC.

El Ford Fiesta ST tiene uno de los mejores manejos de su categoría

Ford Fiesta ST

A nivel estético, el Ford Fiesta ST de M-Sport cuenta con una decoración exclusiva compuesta por varios vinilos inspirados en los del Ford Fiesta M-Sport World Rally Team, por un alerón trasero en color negro brillante y por unas llantas OZ de aleación ligera.

En el interior destaca el volante personalizado, forrado en cuero y alcantara en su parte superior. En los asientos luce el logo M-Sport, al igual que en las alfombrillas, la palanca de cambios y el cuentarrevoluciones.

Pero aquí lo importante es ver las mejoras dinámicas y de rendimiento que han conseguido. El motor ha sido convenientemente ajustado para ofrecer unas prestaciones más que notables al volante. El potente motor EcoBoost de 1.6 litros de cilindrada, que de serie ofrece una potencia máxima de 192 cv ha sido actualizado para llegar a ofrecer 215 cv de potencia 6.000 rpm, y un par motor de 320 Nm.

Ford Fiesta ST

A la transmisión manual de seis relaciones se le ha añadido un diferencial de deslizamiento limitado de Quaife ATB, con la que el control del coche está asegurado. Debemos destacar que aunque apliquemos esta preparación, no habrá problema con la garantía del fabricante.

Para aquellos que estén interesados en instalar más mejoras en el Ford Fiesta ST, desde M-Sport ofrecen un paquete opcional llamado “Handling Pack”, que incluye amortiguadores Bilstein con muelles Eibach Pro, discos de 332 mm y pinzas Alcon.