Los superdeportivos siempre son los vehículos más admirados en los Salones del Automóvil o en las concentraciones de coches, su exclusividad hace que ver uno sea algo que recordemos para siempre, y sus prestaciones de infarto provocan que los amantes del mundo del motor y de la velocidad soñemos con poder sentir la experiencia de conducir o montar en uno de ellos.

El Mercedes-Benz AMG GT es el modelo más deportivo de la firma alemana

Queda claro lo que suponen los superdeportivos para los aficionados al mundo del motor, y para los fabricantes también son algo importante. Entre ellos compiten por hacerse con el trono al mejor superdeportivo, tal y como podemos ver con las inevitables comparaciones entre el Ferrari Laferrari, el McLaren P1 o el Porsche 918 Spyder. Sin embargo, existen algunas marcas que podrían trata de competir contra los pesos pesados del segmente, y que prefieren no hacerlo.

Mercedes-Benz AMG GT

Es el caso de Mercedes-Benz y AMG, la división de la marca alemana encargada de preparar las versiones más radicales de sus modelos, que en palabras de Tobias Moers, presidente de Mercedes-AMG, ha querido restar importancia a la posibilidad de que la marca de la estrella cuente con un superdeportivo dentro de su gama de modelos.

De hecho, dijo en el Salón de Los Ángeles que Mercedes-Benz y AMG no tenían la capacidad en un futuro cercano para producir un superdeportivo, a nivel de ingeniería, y competir seriamente contra los rivales mencionados antes.

Además, Moers añadió que un modelo superdeportivo y exótico no entra dentro de los planes de Mercedes-Benz y AMG a nivel financiero, ya que prefieren centrar sus esfuerzos como añadir una nueva versión para el Mercedes-Benz AMG GT o en la nueva generación del Mercedes-Benz Clase E.

Un superdeportivo no, pero desde Mercedes-Benz están contentos con su buen hacer en motores V12, hasta el punto que para satisfacer la demanda, la marca alemana ha tenido que comenzar a producir este bloque en una nueva planta ubicada en Mannheim, a partir de febrero.