Los SUV son un segmento peculiar. Es cierto que desde su llegada han sido todo un éxito de ventas, basta con salir un rato a la calle, para comprobar que un buen porcentaje de los vehículos que vemos son SUV. Pese a que se venden bien, tienen bastantes detractores, y es que es cierto que no son los mejores vehículos para moverse por ciudad, ni los que más capacidad de carga tienen, ni podemos hacer campo con ellos. Además, como norma general son vehículos más lentos y pesados, o eso parece.

Estos SUV son los más rápidos del mercado

Y es que los ingenieros de algunas marcas parecen querer demostrar que los SUV de sus marcas pueden ser tan divertidos y ofrecer las sensaciones del mejor de los deportivos. La manera de conseguirlo es relativamente sencilla, cogen la base de un SUV y le añaden un motor y unos elementos a la altura para sacar los colores a más de un deportivo en circuito.

A continuación te presentamos cinco ejemplos de SUV perfectamente capaces de marcar buenos tiempos en circuito.

BMW X6M

En un principio este SUV resultó una locura, cómo desde BMW podían pensar que un modelo que pesa 2.380 kg era digno de tener una versión M, que se caracterizan por sus prestaciones. Para ello, nada mejor que montar un potente motor V8 de 4.4 litros y 575 cv, con el que acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Para que os hagáis una idea, es la misma aceleración que tiene un Ferrari F430. El precio de esta bestia es de 139.900 euros.

Mercedes-Benz Brabus G 800

Siempre que Brabus retoca un modelo de Mercedes-Benz el resultado es más que interesante. Pero el reto de este modelo era tomar la base de un 4×4 puro como es el Clase G y darle las capacidades de un deportivo. Para ello comenzaron montando un motor birtubo V12 de 6.0 litros que entrega 800 cv de potencia y más de 1.355 Nm de par. El problema de este coche es su resistencia aerodinámica y su elevado peso, aunque con ese motor no es impedimento para que acelere de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y alcance su una velocidad máxima de 296 km/h. El precio de esta bestia es de unos 357.000 euros.

Jeep Grand Cherokee SRT8

Históricamente Jeep siempre ha sido una marca asociada a auténticos 4×4 encargados de transportar a las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Precisamente por eso han querido demostrar que son capaces de hacer un coche realmente rápido y con unas reacciones de deportivo, así llegó este Jeep Grand Cherokee SRT8. Para radicalizarlo le montaron un motor hemi V8 de 6.4 litros de 468 cv y 624 Nm con el que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,9 segundos. Está disponible por 96.867 euros.

Land Rover Range Rover Sport SVR 5.0 V8 Supercharged

La marca inglesa no quería perder la oportunidad de sacar un SUV con prestaciones de deportivo. Así optaron por tomar como base el Range Rover Sport, que dicho sea de paso, es una muy buena base, y le añadieron un impresionante motor V8 de 5.0 litros con un compresor que le otorga una potencia máxima de 550 cv y 680 Nm de par.

Lo peculiar de este coche, es que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 260 km/h, pero al mismo tiempo, de todos los modelos de esta lista, es el más capacitado a la hora de circular por fuera del asfalto. Su precio es de 144.800 euros.

Porsche Cayenne Turbo S

Por último nos encontramos con otro modelo cuyos orígenes son muy distintos de los otros de la lista. Hasta ahora hemos visto SUVs de marcas que tenían habían tomado un SUV y lo habían hecho deportivo, pero en el caso del Porsche Cayenne Turbo S, estamos ante una marca que fabrica deportivos y que desarrollo un SUV.

El Cayenne Turbo S equipa un motor V8 de 4.8 litros con una potencia máxima de 570 cv y un par motor de 800 Nm. Con estos datos acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 284 km/h. Su precio es de 192.590 euros.