Hace sólo algunos días, la propia Volkswagen informaba en un comunicado de que cerca de 800.000 vehículos están afectados por el escándalo de las emisiones, pero en esta ocasión por irregularidades relacionadas con los valores de dióxido de carbono (CO2). En estas declaraciones, por primera vez, nos dábamos cuenta de que los Volkswagen gasolina también están afectados, algunos, por una discrepancia entre la homologación y los valores reales.

El Grupo Volkswagen, y eso incluye a marcas como Audi o Seat, probablemente tenga que asumir la devolución del Plan PIVE en España. En este sentido, hablamos de 50 millones de euros que podrían ser devueltos al Estado por las discrepancias, en materia de contaminación, entre los valores de la homologación y los reales. No obstante, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha señalado que son sólo 660.000 los vehículos afectados por estas irregularidades. Y en esta cifra, tenemos que contar con que son un total de 98.000 los gasolina afectados por los problemas de Volkswagen.

Relacionado: Todas las noticias sobre el escándalo Volkswagen

Si tu Volkswagen gasolina está afectado, tranquilo

‘No existe un problema técnico en estos modelos’, han explicado desde Volkswagen, y esto quiere decir que ‘no hay soluciones previstas’. Lo más importante es que no hay software adicional para trucar los motores, como sí ocurría en el caso de los diésel afectados por las discrepancias en valores de NOx. Según han explicado, no afectará en ningún caso a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) porque, como ya sabemos, en estas pruebas ‘no se mide el dióxido de carbono’ más que para calcular el factor Lamda, explica Luis Gutiérrez Pando.

Por lo tanto, según la información que tenemos hasta el momento, las irregularidades en modelos gasolina de Volkswagen afectarán directamente a la marca, pero en ningún caso a sus conductores. Por otra parte, ha quedado ya sentenciada la cuestión en torno al rendimiento, y en este caso no existe ningún problema en absoluto por que los coches emitan más CO2, más allá de la evidente contaminación que producen y que va en contra de todos, una vez más.